domingo, 27 de abril de 2014

La Lectura



- La verdad no sabía si consultar esto… no se, de alguna forma se me hace extraño.
- ¿Y eso por qué muchacho?. No seas tonto, no veo que haya nada de extraño, espera un poco que baraje bien y comenzamos. ¿Acaso no es importante para tí?
- Si… mucho…
- Bueno entonces déjate de tonterías y concéntrate en lo que estás consultando y ¡no te cruces! separa las piernas y planta bien los pies en el piso, nada de cruzarlos.
- Si, ya… no están cruzados.
- Bien.

Es muy temprano en la mañana, en medio del prado los carromatos parecen un rosario de coloridas cuentas que cayó del cielo hace miles de años y ahí quedó, flotando entre las flores, dándole un carácter festivo al paisaje por el resto de los tiempos. Las fogatas apenas dejan escapar unos delgados hilillos de humo, son los pequeños rescoldos de las brasas que amorosamente entibiaron la noche esperando que alguien los reanime. El silencio a esta hora apenas es roto por el tintineo de los carillones de chapitas y abalorios que cuelgan de las puertas.

- ¿Estás seguro que esto es lo que quieres saber?
- Si, totalmente.
- Muy bien… toma, corta la baraja en tres partes….¡con la izquierda niño, con la izquierda!
- Perdón…
- Umjum... ahora toma cuatro cartas de cada parte, júntalas y barájalas un rato concentrado en tu pregunta.
- Muy bien…

Me cuesta mucho concentrarme en mi pregunta. He visto esto tantas veces y sin embargo es la primera vez que hago una consulta para mí y es que esto es muy importante, no he podido dormir en muchos días pensando en ello y las horas se me han ido en un sube y baja de emociones encontradas que ya me tienen muy confuso.

No me he atrevido a comentarlo con nadie ni he buscado consejo de mis mayores pues temo miradas de burla y sus bromas que sé por experiencia a veces pueden ser muy crueles… finalmente me decidí a consultar mi sino en las cartas y temo estar demasiado nervioso o ansioso y que esa ansiedad estropee la consulta.

- Estás muy nervioso... cálmate. ¿Ya terminaste?, ¿estás seguro que es suficiente?.
- Si.
- Bien, dame las cartas... Debes saber que esto que tengo en las manos es mucho más que la respuesta a una pregunta, debes entender que estas cartas van a mostrarte muchas cosas, sobre tí, sobre tu futuro, sobre tu vida. Algunas serán afirmaciones contundentes, otras serán advertencias que deberás tener muy en cuenta porque desoír las señales puede resultar un error muy costoso. Con el favor de Dios y la Virgen de La Macarena podremos ver mucho más allá de aquello que tanto te preocupa así que abre los ojos, abre los oídos y presta atención… ¿Entiendes lo que te acabo de decir?
- Si.
- Muy bien.

Las cartas se van desplegando y cubriendo de color el oscuro tapete justamente iluminado por la vieja lámpara de aceite; reconozco algunas, arcanos mayores y arcanos menores y siento que debería conocer su significado y sus mensajes; debería… pero soy incapaz de conectarlas entre sí, de descifrar su misterio; nunca antes había prestado atención.

- Ah mira… - La sonrisa se va ampliando en su rostro. - Son unas cartas muy bonitas, ¿ves que no debías estar nervioso?

Viendo su expresión tranquila y sonriente me siento tentado a sentirme reconfortado; me siento tentado a dejarme llevar por la fé que su expresión convida.

- Bueno, vamos allá. ¿Ves esta carta?, es la Reina de Varas y mira, sale acompañada del Rey de Copas. Esta carta te está pidiendo que seas como ella, que seas entusiasta, seguro de tí mismo; que te dejes llevar por la alegría de la vida y dejes a un lado los miedos y vivas tu vida con intensidad y, como te digo, es muy importante que venga acompañada del Rey de Copas…
- ¿Y eso por qué?
- Porque el Rey de Copas representa la calma, la sabiduría. El Rey de Copas es un maestro que te enseña el camino con atención y afecto. Entre las dos te están diciendo que mantengas la calma, que tengas fé en tí mismo, que te entregues sin reservas a tu vida y la vivas sin miedos, manteniendo la calma ante cualquier crisis o problema, te están pidiendo que te liberes a ti mismo de las ataduras que el temor te ha impuesto y que tengas fé en tu propia capacidad para hacer frente a lo que sea que se te presente siempre y cuando actúes con calma y determinación…
- Ah, pero entonces eso es bueno.
- ¡Claro que es bueno!, te lo estoy diciendo. Pero atención, aquí está La Justicia dándote una advertencia.
- ¿Qué es?
- ¿Qué es?, es la ley de la vida, es la ley de la causa y efecto. Te está advirtiendo, pon atención, te está advirtiendo que debes ser muy cuidadoso en tus decisiones y acciones porque cada una de ellas desencadenará una serie de efectos, te está diciendo que lo que sea que hayas desencadenado o desencadenes volverá a tí y si no has sido responsable deberás pagar el precio y saldar las cuentas. ¿Me estás entendiendo?
- Si, claro que si.
- Esto es importante muchacho, se que estás muy preocupado por hacer lo correcto y seguramente por ello es que aparece esta carta; no pierdas de vista su mensaje. Tienes que actuar con absoluta responsabilidad, no te puedes permitir errar en esto siguiendo caprichos y veleidades pasajeras…. ¿Vas captando el mensaje?, seguridad, calma, responsabilidad… es una decisión importante, de eso no hay duda.
- Creo que la más importante en mi vida.
- Si, lo sé. Mira bien, el mensaje no puede ser más claro.
- Esta carta la reconozco, es La Estrella.
- Claro que la reconoces. Es una carta bella y es una bendición que te haya salido.
- ¿Por qué?
- Porque La Estrella niño mío representa la esperanza, es la inspiración, la serenidad, la promesa de hallar finalmente la paz. Te está pidiendo que seas generoso, que abras tu corazón y liberes tus sentimientos, que los des a conocer, que dejes ya de esconderlos. Piensa en tu pregunta, piensa en la razón de tu consulta. Esta carta te está dando inspiración, te está diciendo que es el momento, sin olvidar las anteriores te está diciendo que el fruto está maduro, es tiempo de sembrar esa semilla.
- Pero… ¿cómo?
- No lo sé, aún faltan muchas cartas pero todo se va perfilando, seguramente llegaremos a ello. Fíjate al lado de La Estrella tienes el As de Copas, en verdad es extraordinario, no podría haberte salido mejor.
- ¿Y eso por qué?
- Porque se complementan perfectamente entre sí y con tu consulta, el As de Copas aquí nos está hablando sobre lo que está en el meollo de la cuestión: El Amor.

La miro directamente a los ojos buscando alguna señal de burla, soy muy susceptible a eso y no quiero que me estén tomando el pelo. Ella me devuelve una mirada franca y una sonrisa distendida.

- ¿Qué me ves?. No me mires a mí, mira las cartas. Es en serio, el As de Copas nos habla de los sentimientos más profundos y de las oportunidades que se nos abren en su reino. No solo es abrirse al amor como te invita La Estrella, es también desterrar la ira y acoger el perdón. Todo se va encadenando ¿te das cuenta?.
- Si.
- Ten fé en ti mismo, mantén la calma en medio de esta crisis para que puedas tomar la decisión correcta, responsablemente y tomando en cuenta sus repercusiones futuras, abre tu corazón con fé y deja que el amor fluya sin el estorbo de las otras emociones negativas… ¿Lo estás viendo?.
- Si… explicado así tiene sentido…
- ¿Explicado así?... Ay muchacho…
- ¿Qué?.
- Nada, “explicado así”.... nada… mira esta, ¿la conoces?
- Si, es El Mundo ¿no?
- Correcto y es muy importante en esta posición.
- ¿En serio?
- ¿Vas a seguir?, ¡claro que es en serio!. ¿Alguna vez has sentido como si todo en tu vida cuadrara y todas las piezas casaran perfectamente en su sitio?. Esos momentos en que sientes que todo funciona en armonía… ¿lo has sentido alguna vez?
- Si, creo que si…
- Bueno pues a eso justamente se refiere esta carta. Te habla de realización, de plenitud, te está diciendo que si tomas las decisiones correctas estarás encaminado hacia el logro de tus metas y nada podrá apartarte de ellas.
- ¡Vaya!
- Exacto, ¡vaya!... mirala, te está diciendo que tienes el mundo en tus manos, a tus pies, que todo es posible, que debes entregarte a él sin reservas porque esa es la fuente de la auténtica felicidad… pero cuidado…
- ¿Con qué?
- Con el Siete de Copas, con esta… mucho cuidado.
- ¿Por qué?... es… ¿es algún peligro?.
- Ummm… depende de tí….
- ¿De mí?... ¿Cómo de mí?
- Mmmm si...Piensa en tu vida, piensa en tu vida en este momento y en todo lo que se relaciona con tu pregunta. Mírate con atención y piensa en todas las opciones que se abren ante tí… Seriamente, piensa en tu vida y date cuenta del nivel de orden o desorden que reina en ella… Te está advirtiendo sobre la disipación, sobre las distracciones pero también sobre las restricciones que tú mismo te has impuesto, sobre aquello ante lo que te cierras.
- Pero…
- No, escúchame. Esta carta te pide que hagas un balance sobre tí mismo y debes hacerlo, es muy importante porque de ello puede depender la decisión que tomes. Tratar de engañarse a uno mismo además de ser algo muy tonto es muy difícil. Esta carta pone el dedo sobre la llaga, ¿cuáles son tus opciones?, ¿estás tomando todas en cuenta?, ¿tu vida tiene el orden necesario para poder manejarlas o es un desastre tal que no hay manera de ejercer ningún control sobre ella?... Volvemos atrás… las palabras clave aquí son calma, serenidad, responsabilidad, confianza, fé, plenitud… ¿entiendes lo que te está advirtiendo esta carta?.
- Si.
- ¿Entiendes que si en verdad representa un peligro ese peligro no eres más que tú mismo y la manera como decidas vivir tu vida?
- Si, no me lo había planteado así antes pero sí, sin duda que lo entiendo.
- Muy bien, de verdad me alegro porque es muy importante, el autoconocimiento es vital para cualquiera y el Siete de Copas te sale para invitarte a realizar ese viaje… por tu propio bien…

La verdad no se si sentirme agradecido por la advertencia, vamos... claro que sí vaya, en especial porque nunca me había planteado tal cosa pero no se si tendré cabeza para semejante tarea cuando hay una sola cosa que ocupa toda mi mente…

- Oye… mi niño… hey, vuelve… no tienes que hacerlo aquí y en este momento... aún no hemos terminado…
- ¿Eh?... si… perdona es que…
- Nada guapo, nada. No te preocupes, vamos a seguir.
- Si claro, perdona…
- La Sota de Copas… que maravilla, ¿sabes a quién representa?.
- No, ¿a quién?.
- A Cupido... ¿qué tal?... que bien, todo cuadra perfecto… esta carta te está diciendo que ante tí está la posibilidad real de experimentar el romance y los sentimientos más puros y profundos. Es el augurio de una gran alegría. La promesa de una oportunidad que... ¡no debes dejar pasar!... debes dejar de lado las formalidades, debes establecer vínculos más profundos, debes abrir la puerta a sentimientos íntimos y duraderos… ¡Que cartas tan bonitas te han salido niño mío!, que cartas tan bonitas… ¡tómalas muy en cuenta!.
- Pues sí, la verdad que hasta ahora todas han sido cartas de aliento…
- De aliento y mucho más, fíjate en las que siguen a la Sota de Copas… El Ocho de Copas, es el momento de seguir adelante, de evaluar tus prioridades y dar pasos firmes para darle un significado profundo a tu vida y el Seis de Copas, la inocencia, la pureza, la bondad sencilla que te estimula a ser amable y generoso. Es el momento, hoy... ahora es el momento de tomar la decisión y dar un paso al frente y tomar a tu cargo tu vida… si tomamos en consideración el motivo de tu consulta creo que el mensaje es claro….
- Ufff… si, la verdad no puede ser más claro.
- Faltan dos cartas aún, estas debemos leerlas juntas, en especial porque La Emperatriz pone un acento especial y refuerza al Nueve de Copas.
- Y qué dicen.
- Esta, el Nueve de Copas, es la carta de los deseos, una carta que todos quisieran que salga en esta posición que te ha salido a tí… son los deseos cumplidos, la satisfacción, pero cuidado, ¡pon atención a lo que deseas! debes estar muy claro en las responsabilidades que conlleva aquello que con tanta ansia deseas porque se hará realidad y… ¿recuerdas el mensaje de la Justicia?... ¿la ley de causa y efecto y la obligación de asumir la responsabilidad y las consecuencias?
- Si, claro que si…
- Bueno, no lo olvides nunca porque el Nueve de Copas aquí te dice que aquello que deseas vendrá a tí sin falta y con todas sus consecuencias y debes estar preparado y dispuesto a asumirlas… ¿lo estás?.
- Si lo estoy, por supuesto que si, es en lo que más he pensado… ¿Y La Emperatriz?...
- Muchacho de mi alma… ¿de verdad tengo que decírtelo?... ¿no lo intuyes?... La Emperatriz aquí, al lado del Nueve de Copas es sentar cabeza, es poner los pies en la tierra. Te habla de la abundancia, del disfrute de los sentidos… de una madre fértil…

Me mira con una sonrisa pícara pero en sus ojos hay ternura. No, no necesita decirme nada más… claro que lo entiendo y sin poder ni querer impedirlo su sonrisa se me contagia y la replico como si fuese un espejo ante su rostro.

- ¿Quieres saber algo más?
- No, no… creo que no…
- ¿Y entonces?
- Entonces qué…
- ¿Qué haces ahí sentado?. ¿Qué estás esperando?
- Mamá…
- Dime mi príncipe.
- ¿Estás segura de… todo esto?. ¿Estás segura que eso dicen las cartas?
- ¡Pero bueno niño! ¿Cómo no voy a estar segura?
- Es que…
- Es que nada, ve… ya…  muévete, ve a hablar con ella, seguro ya se ha levantado y por su padre no te preocupes, ya Fermín habrá bajado al pueblo, yo hablo con la Fefa y entre las dos lo convencemos. Tu preocupate de convencerla a ella.
- No mamá, ella ya está convencida…
- ¿Entonces?, venga, venga. Deja ya de perder el tiempo. Ve a hablar con ella.

El corazón aletea furioso en mi pecho como un mochuelo que quiere escapar, al abrir la puerta del carromato el verdor del campo y los destellos del rocío en las flores contrastan con la penumbra de la que voy saliendo. En el primer escalón me vuelvo una vez más.

- Mamá… ¿hoy no me echa su bendición? 
- No, hoy no… ¿para qué?, ¿no ves las cartas sobre la mesa?. Sobre tí hay mayores bendiciones que cualquiera que yo te pueda echar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada